Saltar al contenido
Dioses Egipcios

Seth vs Osiris: la batalla de los dioses egipcios

Seth vs Osiris

En toda historia se cuenta dos polos opuestos, el bien y el mal, pero Seth no siempre fue un villano. Pertenecía a la Enéada, siendo uno de los miembros del consejo de los Dioses. Después de que Sekhmet (Sejmet) casi aniquilara a la raza humana, Ra hizo que los Dioses alzaran a Nut (el cielo) por encima de la Tierra. Allí, es de esa forma como las divinidades gobernarían el mundo desde la distancia. Sin embargo, para mantener el orden sobre el terreno, Ra designó a Osiris (Auser) ser el gobernante de Egipto (Kemet) y eligió como esposa suya a Isis (Asett), de esa forma reinarían sobre la faz de la Tierra.

Seth, que era hermano de Isis y Osiris, se puso celoso por estas elecciones, pues ni siquiera los Dioses estaban libres de volverse egoístas y egocéntricos. Podríamos preguntarnos si Seth tuvo muchos encuentros cercanos con Apofis (Apep), este pensamiento es por la evolución de esta deidad. Un cambio donde pasó a ser un dios de luz a convertirse en una divinidad oscura y tenebrosa.

Hay que recordar que la serpiente Apofis es la encarnación del caos. Por estas razones, las dos deidades pueden considerarse como almas gemelas, siendo auténticos monstruos de la mitología egipcia. Prepárate para un capítulo más de una historia llena de envidia y celos, donde el poder es capaz de corromper incluso a los Dioses Egipcios.

Seth y el comienzo de una guerra con Isis y Osiris | Capítulo 5

Seducido por el poder y por el lado oscuro

Había comenzado un nuevo día y Ra, Dios creador de la vida que simboliza la luz solar, se encontraba al mando de su barca, surcando los cielos, donde domina el Sol para que brille con esplendor la Tierra. A su lado se encontraban Maat (Ma’at), “Diosa del orden”, y Thot, “Dios de la sabiduría y del conocimiento”. En la proa se hallaba Seth, con la espada lista por si llegaba la serpiente Apofis, pero la monotonía de esta rutina lo volvió un poco loco.

Allí estaba, situado en la barca divina, haciendo lo mismo una y otra vez, todos los días del año, uno detrás de otro. Seth miraba bajo sus pies viendo a los humanos con diferentes actividades. Algunos estaban reuniéndose para construir sus civilizaciones, admiraba cómo vivían los frutos de sus creaciones. Le gustaba el sentimiento de cambio y progreso. Pero entonces, Seth vio a sus hermanos Osiris e Isis gobernando Egipto.

El ataque de Apofis

Apofis

Empezó hacerse preguntas ¿Cómo sería poder reinar?, ¿Qué sensación consistiría en dar órdenes a los demás? Mientras se formulaba estas preguntas, no se dio cuenta de que Apofis estaba rodeando la barca, buscando una oportunidad para atacar. Cuando Ra vio aquello, le pego un grito a Seth, pues esta deidad reptil le había arrancado de un bocado el Sol. El día empezó a oscurecerse con rapidez, es cuando Seth, corre hacia la serpiente y le asesta un golpe a la bestia de inmediato, pero Apofis no se marchaba.

El cielo se fue apagando cada vez más hasta que toda la luz del sol se había extinguido. Seth golpeó a la bestia repetidas veces y al final, le hundió el filo de su espada en el corazón. Al poco tiempo, Apofis soltó a su presa y la luz retornó al mundo. Unos minutos más tarde, pudo ver a la eterna serpiente que se alejaba deslizándose por el universo. Ra le agradeció lo que había hecho, es de esta manera como una vez más vencen al caos.

La oscuridad empezó a florecer en Seth

Seth

Aun así, Seth se sentía vacío. Unos momentos antes había experimentado un cúmulo de emociones por el conflicto de la pelea. Pero la cruel y dura realidad, es que volvía a la monotonía de la tranquilidad y el tedioso orden. Es por eso que se preguntaba:

¿Por qué no puedo tener más conflictos en mi vida? Quiero sentir la emoción de un reto que ponga en peligro mi existencia.

Seth

Mientras Seth le daba vueltas a estos oscuros pensamientos, su mirada volvió a caer una vez más sobre el Gran Salón desde el cual Osiris gobernaba sobre todo Egipto.

Si tuviera su poder, lo utilizaría en conquistar otras tierras. Eso me daría emociones suficientes para varios milenios.

Seth

Más tarde, cuando el día llegó a su fin y los encargados nocturnos de mantenimiento se llevaron la barca divina, Seth bajó a Egipto para visitar a sus hermanos Isis y Osiris. Cuanto más se acercaba a ellos, más se oscurecía su corazón y más le reconcomía verlos disfrutar de lo que él más ansiaba en todo el cosmos. Seducido por el deseo de atacar, se detuvo a mitad de su camino en Egipto.

La noche de la conspiración

Allí, en el desierto brillante iluminado por las estrellas, reflexionó sobre cómo podía obtener sus deseos más profundos. Sin embargo, cometer traición no iba a serle fácil. Pasó el resto de la noche conspirando contra sus hermanos. Cuando sonó la corneta para que retornara a la barca divina, dirigió la mirada a su brazo derecho y sintió como la sangre corría por sus venas.

En su mente, podía notar dentro de el a la serpiente Apofis, dándole a su vida un nuevo significado. A lo largo de las semanas siguientes, Seth habló con muchos de los Dioses menores y con algunos de los humanos más poderosos de Egipto en absoluto secreto. Durante sus numerosas conversaciones, pudo distinguir los corazones de aquellos que estaban dispuestos en ayudarle a su lucha por el poder.

A lo largo de todos esos días, reunió un ejército de seres que tenían sus mismos ideales. Un día, Seth no se presentó cuando oyó la corneta. Ra le pregunto a Thot que donde podía estar, pero nadie sabía nada de él, ni tan siquiera Maat. Lo que hicieron estos dioses fue colaborar y hacer turnos entre ellos, pues había que mantener el orden del tiempo.

La batalla de los dioses egipcios

Osiris, Isis, Seth y Horus

Seth vs Osiris

El día debe tener su período de luz solar, aun así, se plantearon ir a buscar a Seth después. Horas más tarde, Thot estaba montando guardia a la proa de la barca, mirando como se movían las olas y escucho a Ra gritar ¡Mira! Es Seth, está atacando Egipto. Ra observó hacia abajo horrorizado mientras Seth y su poderoso ejército arrasaban toda la nación, destruyendo todas las tropas de Osiris. Llegó a la capital y su hermano Osiris salió a su encuentro.

¿Por qué haces esto, hermano? ¿Por qué no estás en la barca divina protegiendo al Sol?

Osiris

Una oscura sonrisa se marcaba en la cara de Seth cuando este le contestó:

Del mismo modo que Ra ordenó los cambios que trajeron orden al universo, estoy ordenando los cambios que harán manifiesto el poder y el control sobre el cosmos.

Seth

La muerte de Osiris

Funeral de Osiris

Osiris le pregunto a qué precio pensaba hacerlo, pues estaba su hermano destruyendo el orden. Apofis podía tomar ventaja de todo este lío, aún así, Seth andaba muy seguro de sí mismo, pues sabía cómo manejar a la serpiente después de tantas batallas con ella. Los esbirros de Seth tomaron preso a Osiris y Seth le comentó:

Hermano, esto lo hago por el bien del universo.

Seth

De repente, Seth comenzó a cortar en pedazos el cuerpo de su hermano, partiéndolo en más de doce trozos. Acto seguido, se volvió hacia sus soldados y les ordenó:

Tomad cada uno un trozo de mi hermano y lleváoslo a las ciudades principales de Egipto. Así, Osiris no tendrá poder sobre el país nunca más.

Seth

El resto de Dioses, entristecidos por lo que Seth había hecho. Aunque hay que decir que sus acciones, le ganó un cierto respeto por parte de todos los seres divinos. La única que no se dejó conmover ni se admiró fue, por supuesto, la hermana y esposa de Osiris, Isis. Y hasta aquí, es todo lo que te puedo contar, pero la historia sigue en el próximo capítulo, el Mito de Osiris.

Los egipcios también vieron